Skip to content

Solicita un crédito o préstamo de la manera adecuada

Si estás pensando solicitar un crédito para tu negocio que recién se está formando, entonces el crédito bancario es una alternativa que puede contribuir al crecimiento de tu empresa siempre y cuando cumpla con los requisitos para que sea un financiamiento ideal.

A lo que nos referimos con financiamiento ideal, es básicamente que te ofrezca la menor tasa de interés posible, las comisiones más bajas y que no tengas que dar tantas garantías.

Pero, cómo saber si estás por buen camino, aquí te lo decimos:

Gestiona tu crédito con distintas entidades bancarias

No cometas el error de gestionar tu préstamo en una sola entidad bancaria. Por más que te guste un banco y le tengas confianza, siempre es bueno revisar otras alternativas, ya verás que te llevarás más de una sorpresa.

Facilita la información completa

Para que la decisión del banco sea rápida, mucho va a depender de cómo entregues la información de tu empresa. Si lo haces por partes, y cada vez que vayas al banco te esté faltando algo, entonces definitivamente ese crédito va a demorar, ya que cada retraso o corrección puede tomar su tiempo.

Saca el crédito en tu moneda nacional

En este caso tu crédito tendría que ser en soles, y es que la moneda nacional es estable, un sol, seguirá valiendo un sol, en cambio el precio del dólar puede variar y puede perjudicarte más de lo que te imaginas.

——————————————————————

Toma el control de tu dinero por completo

Aunque parezca mentira, muchas veces es el dinero el que nos controla o pasa que las circunstancias toman el control de nuestro dinero, sin embargo, debemos de cambiar el lado por el que nos movemos y empezar a tomar el control de nuestro dinero por completo.

Tomar el control del dinero, básicamente consiste en decirle al dinero lo que queremos que este haga, pero no es tan sencillo como aparenta, ya que tiene todo un trabajo por delante.

Lo primero que debemos hacer para tener el control absoluto, es realizar la planificación de nuestros gastos específicamente cuando ya contamos con el dinero. La gran mayoría de personas cometen el groso error de hacer su planificación en base a un dinero que aún no ha recibido y que en algunos casos puede ser variable.

Como ya lo hemos mencionado antes, tener el control del dinero es decirle qué es lo que queremos que haga, por ello es importante que a cada sol que recibas le fijes un destino.

Ningún sencillo puede quedar suelto, si ya estableciste los gastos fijos, entonces separa tu dinero para tus próximas vacaciones o para lo que tengas en mente. Recuerda que lo que estás haciendo es un plan de gastos que va mucho más allá de un presupuesto.

Ten en cuenta que a pesar que tengamos un presupuesto, pueden aparecerse imprevistos como el cumpleaños de tu hijo, la fiesta de promoción, el pago por el mantenimiento del auto, entre otras cosas.

Para que estos gastos no te agarren de improviso, lo más recomendable es considerarlos dentro del plan financiero y dividirlo en 12, así, cada mes harás un aporte para que cuando llegue el momento, tu presupuesto no sufra un desbalance.

Recuerda que muchas veces las cosas no salen como las planeamos, por lo que es importante estar preparados para todo, con un buen plan de control de gastos, por más que hayan imprevistos, seguirás manteniendo el control de tus finanzas.

¿Cómo funciona el sistema financiero?

La historia de nuestra economía data a una era previa a las monedas, donde las relaciones eran basadas en intercambio. Por 5 gallinas podrías comprar una carreta, por decirlo así. Casi todas las culturas se regían bajo este formato, hasta la llegada de la moneda.

Ante un objeto estándar, el trueque adquiría otra dinámica. Los objetos y servicios empezaron a tener un costo en monedas. Si bien antes el costo era medido por el material (equivalente en oro o plata), hoy en día los billetes y monedas son equivalentes a nuestras actividades, regidos por la inflación de cada país. Es por ello que el dólar vale hoy un monto y mañana otro, dependiendo de la dinámica económica de nuestro país y de la moneda estadounidense.

Los bancos, en el sistema financiero actual, cumplen dos principales roles: alojar nuestro dinero y prestarnos el suyo. El uso del espacio y seguridad que brinda una institución financiera formal usualmente tiene un costo; llamado comisión. Nos permite salvaguardar nuestros ahorros y poder disponer de estos de forma libre.

Por otro lado, los préstamos cumplen un rol distinto. El banco arriesga su dinero con la promesa de obtener un interés a cambio. Para ello, las instituciones financieras requieren una garantía, ya sea en objetos de valor, inmuebles o en base a nuestra calificación crediticia.

En este aspecto, entran a jugar las Centrales de Riesgo, como Infocorp. Donde todas las personas son calificadas, positiva o negativamente de acuerdo a su historial crediticio. En estas centrales se alertan a las instituciones autorizadas del Sistema Financiero sobre la credibilidad de una persona en términos financieros.

Pertenecer formalmente al Sistema Financiero implica una evaluación y consideración por parte de los entes reguladores, como la SBS, SUNAT e Indecopi, los cuales aseguran que las instituciones pertenecientes a este sistema son capaces de brindar crédito y ofrecer alojamiento de dinero (ahorro).